Skip to content

Ejercicio, lo mejor para la fatiga en pacientes con cáncer

El ejercicio y/o la terapia psicológica funcionan mejor que los medicamentos para reducir la fatiga relacionada con el cáncer y deben recomendarse a los pacientes, según concluye un estudio dirigido por el Wilmot Cancer Institute, en Estados Unidos, y publicado en «JAMA Oncology».

 

Si un paciente de cáncer está teniendo problemas con la fatiga, en lugar de buscar tazas extra de café, una siesta o una solución farmacéutica, debe considerar dar un paseo de 15 minutos. Es un concepto realmente simple, pero es muy difícil para los pacientes y la comunidad médica tenerlo en la cabeza porque estas intervenciones no han estado en el centro de la atención en el pasado.

 

Los científicos llegaron a sus conclusiones sobre el ejercicio y las intervenciones psicológicas después de analizar los resultados de 113 estudios únicos que evaluaron varios tratamientos para la fatiga relacionada con el cáncer. Todos fueron ensayos clínicos aleatorios, el estándar de oro para la evaluación de tratamientos eficaces.

 

El análisis se inició con 17.033 resúmenes y se redujo a 113 que cumplían criterios estrictos de métodos científicos rigurosos. Más de 11.000 pacientes participaron en los 113 estudios; casi la mitad eran mujeres con cáncer de mama; y diez estudios se centraron en otros tipos de cáncer y sólo inscribieron a hombres.

 

Los datos muestran que el ejercicio solo –ya sea aeróbico o anaeróbico– reduce la fatiga relacionada con el cáncer más significativamente. Las intervenciones psicológicas, como la terapia diseñada para proporcionar educación, cambiar el comportamiento personal y adaptar la forma en que una persona piensa acerca de sus circunstancias, mejora de la fatiga de manera similar.

 

Los estudios que proporcionaron una combinación de ejercicio y terapia psicológica tuvieron resultados mixtos y los investigadores no pueden decir con certeza cuál es el mejor método para combinar tratamientos con el fin de hacerlos efectivos. Finalmente, el trabajo mostró que los fármacos probados para tratar la fatiga relacionada con el cáncer -estimulantes como modafinilo, que puede usarse para la narcolepsia, y ‘Ritalin’, que trata el trastorno por déficit de atención e hiperactividad– no eran tan eficaces.

 

Los investigadores creen que la fatiga relacionada con el cáncer podría ser el resultado de un estado crónico de inflamación inducido por la enfermedad o su tratamiento. En este sentido, lo más preocupante, es que la fatiga puede disminuir las posibilidades de supervivencia de un paciente porque disminuye la probabilidad de completar tratamientos médicos.

 

Referencias

JAMA Oncol. 2017; doi:10.1001/jamaoncol.2016.6914

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *